viernes, 7 de diciembre de 2018

MOLESTA TAMBIÉN A FUNCIONARIOS AUTORIZACIÓN DE CONCIERTO EN ZONA ARQUEOLÓGICA DE CHOLULA

+ EXTRA
San Andrés Cholula | Porque no fueron consultados y consideran que pone en riesgo vestigios prehispánicos, la directora de Patrimonio Cultural, Elvia de la Barquera y el director de Instituto Municipal de Arte y Cultura, Julio Glokner Rosainzz se manifestaron en contra del concierto autorizado por el ayuntamiento en el perímetro de la zona arqueológica.

Al mismo tiempo, la asociación civil Cholula Viva y Digna reiteró su oposición al Catrina Fest que se llevará a cabo a unos metros del Patio de los Altares y bajo el Santuario de la Virgen de Los Remedios, recientemente reparado de los daños provocados por el sismo de septiembre del año pasado.

En tanto, autoridades municipales anunciaron que un grupo de cien personas vigilarán el desarrollo del festival en el que intervendrán 33 grupos de rock en tres escenarios y se espera como mínimo la presencia de 10 mil espectadores, aunque se prevé la llegada de hasta 30 mil personas.

Este grupo de servidores públicos se encargará de ofrecer seguridad y orientación a los asistentes, evitarán la acumulación de basura, regularán la presencia de vendedores ambulantes y evitará la venta de bebidas embriagantes a menores de edad.

En conferencia de prensa, el secretario de Gobernación, Sergio Mirón Terrón y su director jurídico, Jesús Elías López, argumentaron que la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicas no prohíbe la instalación de templetes en el área protegida de Cholula.

Además, reiteraron que el Instituto Nacional de Antropología e Historia avaló el permiso otorgado por el ayuntamiento, una vez que los organizadores cumplieron con los requisitos exigidos para garantizar la preservación del sitio arqueológico.

También, aclararon que hasta el momento no se han hecho excavaciones o dañado áreas verdes por la instalación del equipo y acondicionamiento de espacios para el público. Solo se han retirado momentáneamente plantas de ornato en áreas privadas o en resguardo del gobierno estatal.
Durante la rueda de prensa, Guillermina Rodríguez Valencia, a nombre de Cholula Viva y Digna interpeló a los funcionarios municipales e incluso, por momentos, los dejó sin argumentos.

La activista insistió que es un “error garrafal” la autorización del concierto porque, además de poner en riesgo el patrimonio arqueológico, fue otorgado por un ayuntamiento integrado por ex integrantes del movimiento social creado, precisamente, para defender el suelo y edificios arqueológicos que aún subsisten.
“No puede ser que un gobierno que nosotros pensamos que representaba el cambio, autorice eventos que perjudican lo más sagrado para nosotros”, lamentó y censuró que las autoridades municipales hayan preferido cobrar permisos del concierto a cuidar la herencia histórica y cultural, tangible e intangible, de los cholultecas.

Ante estos señalamientos, la presidenta municipal Karina Pérez Popoca se comunicó vía telefónica con los funcionarios municipales que prácticamente se quedaron sin argumentos que convencieran a la representante de Cholula Viva y Digna, e incluso a los reporteros reunidos en el lugar.

A través de un teléfono celular, Pérez Popoca asumió la responsabilidad total del permiso otorgado a cambio de un pago de dos millones de pesos a los organizadores del Catrina Fest.
Arguyó que la autorización fue entregada después de analizar, junto con los regidores, las consecuencias cancelarlo y beneficios de permitirlo. Pero, aseguró que su administración impedirá cualquier afectación al sitio arqueológico que ella defendió cuando pertenecía a Cholula Viva y Digna

Según la alcaldesa su decisión no la hace incongruente porque continúa velando por el patrimonio de los sanandreseños y cholultecas, y de paso asegura una derrama económica importante para vecinos a través de la llegada de miles de visitantes.

“Si hubiera dicho que no, también hubiera sido linchada mediáticamente”, supuso Karina Pérez Popoca, al asegurar que se limitó a cumplir con la ley.

De paso, reiteró que éste será el último concierto que se permitirá en los alrededores de la zona arqueológica y anunció que buscará recuperar los terrenos aledaños, actualmente en poder del gobierno estatal.
Para terminar la rueda de prensa, la directora de Patrimonio Cultural, Elvia de la Barquera y del Instituto de Arte y Cultura Julio Glockner Rosainzz reconocieron que no fueron consultados para evaluar la conveniencia de autorizar el concierto de rock y alegaron que nada pudieron hacer porque fue una determinación tomada por el Cabildo que es el máximo órgano de gobierno en San Andrés Cholula.

Mesurado, con una actitud radicalmente diferente a la que asume como activista, Glockner Rosainzz, en su papel de servidor público, buscó la forma de justificar el permiso, pero cuestionado por los medios terminó por reconocer que fue un “error político” que causa “irritación social”.

Pero en medio de esa “inevitabilidad”, debemos sacar provecho y utilizar el pago de dos millones de pesos para la rehabilitación de la unidad deportiva y el mantenimiento de la pirámide, sugirió.
En tanto, la directora de Patrimonio Cultural, Elvia de la Barquera, sostuvo que el aval del INAH no era suficiente para que el ayuntamiento autorizara el concierto porque este organismo es “corrupto” y entrega permisos “a mansalva”.

Además, en el aval que otorgó nunca tomó en cuenta la estabilidad de la gran pirámide, que está en riesgo por la cantidad de personas que se concentrarán en el lugar y los decibeles de la música que se escuchará bajo el santuario de la Virgen de Los Remedios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario