miércoles, 5 de diciembre de 2018

IMPONE INAH CONDICIONES A ORGANIZADORES Y AYUNTAMIENTO PARA AUTORIZAR CONCIERTO EN ZONA ARQUEOLÓGICA DE CHOLULA

+ EXTRA
San Andrés Cholula | Al considerar “viable” la realización del festival Catrina en el perímetro de la zona arqueológica, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) impuso a los organizadores y al ayuntamiento una serie de condiciones que deben cumplir obligatoriamente para evitar contratiempos por la presentación de 33 bandas de rock, ante una asistencia aproximada de 10 mil personas este 8 de diciembre.

Entre las exigencias se encuentra evitar el comercio informal o instalación de publicidad de área colindante al sitio arqueológico, no exceder cantidad de asistentes autorizados por Protección Civil Municipal -dato que hasta el momento se desconoce-, presentar una poliza de daños a terceros, cubrir gastos por afectaciones y no exceder los 85 decibeles en el volumen de música´.



Además, requiere que el traslado, colocación y retiro de equipo de audio y sonido se realice únicamente con montacargas o camionetas de 3.5 toneladas y prohíbe estrictamente las perforaciones o construcciones en el área de monumentos.

Para que el festival inicie y transcurra normalmente, los organizadores deben mostrar antes un plan de protección civil sellado por el ayuntamiento de San Andrés Cholula, presentar un diagnostico notariado del estado en que se encuentran los monumentos arqueológicos antes y después del concierto y regular el acceso del público con arcos de metal.



A través del oficio 401.2C.12-2018/4348, el delegado del INAH-Puebla, Víctor Hugo Valencia Valera, informa sobre estas condiciones a la presidenta municipal Karina Pérez Popoca, después que ésta solicitó la opinión del organismo sobre la conveniencia de permitir el festival musical en el área colindante a la zona arqueológica.

En el documento, cuya copia tiene Más Noticias, se enumeran más condiciones para que se efectúe el festival Catrina, el último en este lugar, según las autoridades municipales.



Entre otras restricciones impuestas se encuentran no alterar la visita o el funcionamiento de la zona arqueológica y se puntualiza que los organizadores del concierto son los responsables de la protección y conservación de los monumentos prehispánicos.

El INAH pide a los organizadores entregar puntualmente datos como el peso y medidas de los equipos de iluminación y audio que deben colocarse a más de 20 metros de los edificios arqueológicos.


Asimismo, se indica que el área autorizada para el montaje de tres escenarios, el espacio para el público y servicios complementarios debe estar delimitada solo por vallas metálicas.

También queda prohibida la venta y consumo de alcohol, así como la instalación de sanitarios en la zona arqueológica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario