viernes, 19 de octubre de 2018

LA MATANZA DE CHOLULA, UN SUCESO DE LA VERDADERA HISTORIA DE LA CONQUISTA DE LA NUEVA ESPAÑA


Doctora Margarita Tlapa Almonte

La matanza de Cholula es uno de los acontecimientos más importantes de la verdadera Conquista de la Nueva España. Existe un sin número de cronistas coloniales y diversas narrativas que son objeto de investigación de diversos autores que analizan el tema para dar elementos que nos dan un mejor acercamiento de lo que realmente sucedió. Con sus propias interpretaciones, narrativas e hipótesis nos dan a conocer los sucesos. En este documento trataré de dar a conocer narrativas, la de Bernal Díaz del Castillo, Cayetano Reyes, Antonio de Solis y López de Gómara, entre otros.  

El 18 de febrero de 1519 Hernán Cortés sale de Cuba al frente de una armada integrada por once naves. Trae consigo poco más de 600 hombres, 16 caballos, 32 ballestas, 10 cañones de bronce y algunas otras piezas de artillería de corto calibre. Lo acompañan hombres que llegarían a ser famosos en la conquista del Nuevo Mundo, entre ellos Pedro de Alvarado, quien participó en la conquista de Guatemala y del Perú, asimismo Francisco de Montejo.  

El 16 de agosto de 1519, Cortés abandona la Costa e inicia su marcha rumbo al Imperio Mexica con un ejercito de 13, 000 guerreros totonacas, 400 soldados españoles con armas de fuego y 15 caballos. A finales de agosto llega a la república de Tlaxcala integrada por los señoríos de: Tepeticpac, Ocotelulco, Tizatlan y Quiahuiztlan. Tenochtitlan y Tlaxcala, organizaciones políticas opuestas que tenían enfrentamientos abiertos, estaban gobernadas por un Senado y Tenochtitlan era un Imperio. En 1455 este Imperio Azteca conformó la Triple Alianza entre Tenochtitlan, Texcoco y Tlacopan, iniciando las “guerras floridas” contra Huejotzingo, Cholula y Tlaxcala con la finalidad de capturar prisioneros para sus sacrificios religiosos, lo que originó repudio de los señorios indígenas.

Cortés llega a Tlaxcala con su ejercito totonaca-español. En tanto, los tlaxcaltecas están al mando de Xicohtencatl Axayacatzin, quien negó a los invasores el paso por su territorio. Se enfrentaron el 2 de septiembre en el desfiladero de Tecoantzinco, ganando la batalla Cortés.

El 3 de septiembre ocurre otro enfrentamiento y nuevamente pierden los tlaxcaltecas, originando la division de Tlaxcala, desertando tropas de Ocotelulco. A pesar de que se enfrentaron contra solo 400 soldados españoles y sus aliados indigenas, pero superiores en táctica y disciplina de guerra con capitanes veteranos de Italia, lo mejor de Europa, las tropas de Xicontencatl fueron derrotados nuevamente, por lo que el Senado ordenó detener la guerra y ofrecer paz a Cortés, originando alianza con los tlaxcaltecas opositores de los mexicas.

En su paso hacia Tenochtitlan Cortés llegó a Cholula, aliada del Imperio Azteca, la segunda ciudad mas grande, después de la misma Tenochtitlan.


En relación a la Matanza de Cholula, Bernal Diaz del Castillo en la Brevisima relación de destrucción de la Indias acusa novelescamente a Cortés. En su cronica menciona que después de recibir a Cortés y su ejercito, las autoridades de Cholula planearon una emboscada para aniquilar a los españoles. También dice que las tropas observaron a un lado de los templos varas con collares destinadas a atrapar a los españoles cautivos a Tenochtitlan. En respuesta a las advertencias de una anciana y sacerdotes de los templos de Cholula, Cortés, mandó a su ejercito a atacar, originando la matanza en la que murieron más de 5, 000 hombres en cinco horas.
Al salir, Cortes mandó incendiar la ciudad. El cronista justifica la Matanza en Cholula al insistir en que los cholultecas practicaban el sacrificio humano dedicado a su dios principal Quetzalcoatl, por lo que Cortés decidió masacrar a cholultecas por planear sacrificar a los españoles y ofrecerlos a su dios mediante una conspiración porque había sacrificio humano de gran escala en el templo de Quetzalcóatl.

Al saber la emboscada de los cholultecas, Cortés pone en práctica una estrategia para salvar la vida de los españoles y castigar a los indígenas. En dos horas murieron más de 3,000 hombres, sobre todo porque tenían presos a los caudillos. Las cartas de Cortés dan una idea del personaje militar y político del caudillo conquistador, reflejan su astucia, diplomacia, don de gente, valor, lealtad a la corona y objetivos de crear una nación grande, prospera y cristiana. Lo seduce la tierra a conquistar, la ama y alaba, y admira a los mexicanos, queriendo olvidar la sangre derramada, deseando una vida normal y próspera, mejor que antes de la conquista. Por eso ordena medidas de protección y buen gobierno de los naturales para que se arraiguen los españoles y se establezcan en el país, en vez de abandonarlo después de haberlo despojado de todas sus riquezas. Muestra interés por México hasta su muerte, en su testamento indica sepultar su cuerpo en México porque para el la Nueva España que fue creada por sus hazañas y victorias, era su patria. A ella confía sus huesos. Porque el conquistador había sido conquistado. La idea inicial es una reprimenda justificada por una presunta traición cholulteca-mexica, en la que los cholultecas eliminarían a los cristianos. Entonces Cortés fue considerado como un conquistador honorable, magnánimo que se enfrenta a indigenas traicioneros y deleznables para justificar la matanza.

El conquistador recibe regalos de oro, plata y piedras; sin embargo, Cortés decide seguir a Cholula que lo recibe con engaños, pero los desenmascara y pacifica. Mira "una ciudad hermosa de fuera que hay en España, porque es muy torreada y llana".  Nada evita su avance, ni Moctezuma, ni regalos, ni si el Anahuac es esteril o si habría que sufrir o si tiene que pasar por el Popocatépetl y al Iztaccíhuatl, "dos sierras muy altas y muy maravillosas".


La Matanza de Cholula de acuerdo con el análisis de Francisco López de Gómara, Antonio de Solís y William H. Prescott titulada Historia de la Conquista de México la ejecución es por parte de Cortés como una táctica militar para evitar la resitencia de los pueblos a conquistar y frecuenbte en la tradicion guerrera judeocristiana, repetitiva en pueblos del Nuevo Mundo, Fue una estrategia para salvar la vida de los españoles y castigar a los indios. Se calcula que en dos horas murieron más de 3, 000 hombres, noticia en Mexico de este acontecimiento se dio en el día “1 caña”. Siendo éste uno de los episodios más crueles que la Nueva España haya tenido.

En 1519 la conquista española fue anunciada entre los indigenas por diversos fenómenos naturales. Los tlamatinime (sabios nativos) observaron los presagios del nuevo orden. En una noche, por el rumbo del oriente, observaron un “resplandor que salía del cielo y alumbraba por todo el mundo”, un fenómeno natural que sabios recordaran sobre antiguas profecias y mencionaban como el regreso de Quetzalcoatl según lo señalaba la tradición. Había terminado el viaje de Quetzalcoatl y su regreso era inminente. El altepetl Tullan Cholullan, compuesto por indios principales, se reunió en consejo, llegaron mensajeros de Moctezuma, discutieron los tlatoque con división de opiniones, algunos veian la conveniencia de ir al encuentro de Dios, otros señalaban necesitaban reconocerlo, si era Quetzalcoatl, seria bienvenido, recibido con ceremonias y regocijos. Si era enemigo no habría problema. Los teutli de texpolco, los de Mizquitla y los Cuatla aprobaban la llegada de los españoles, Cencalotzin Cacalotzin de Cuautlanzingo, de los mizquitecas, los fue a encontrar casi en la costa “cuando salían del pueblo de Xalapa”.

El 9 de octubre de 1519 los españoles salieron de Tlaxcala rumbo a México, acompañados de unos 5,000 hombres, entre totonacas, cempoaltecas, tlaxcaltecas. Avanzaron por el camino que conducía a Cuetloaxcoapan, guiados por los cempoaltecas, quienes aconsejaron no pasar por Cholula; sin embargo, los emisarios de Moctezuma dijeron era el mejor camino. Los españoles no querían guerra ni seguir hacia Mexico, sino regresar a Veracruz.
Cortes les dijo que los había escogido, y ellos a él como capitán, ambos al servicio de Dios para difundir la fe y servir al Rey. Les dijo a sus soldados que si llegaban, no solo ganarían para el emperador y rey natural, tierra, reinos, vasallos, sino también oro, plata, piedras preciosas y perlas y más como ninguna otra nación ganó. Pero, sobre todo ensalsar y ensanchar la fe católica, desarraigando la idolatría que es blasfemia para su Dios, quitando sacrificios. Haciendo entonces la mezcla de guerra, conquista y cristianización. Para entonces se dirigieron hacia Cholula en octubre de 1519.

Los mensajeron indigenas llevaron la noticia, la gente se espantaba, se azoraban ante la presencia de los ejércitos. Los perros que traían los españoles iban al frente. Bordearon la Matlalcueye, llegaron a Xochimehuacan y se se aproximaron hasta la orilla del río Atoyac a legua y media de Cholula, donde está un puente de piedra establecieron su cuartel general, hicieron chozas donde durmieron con velas. Al amanecer caminaron hacia Cholula, esa tarde recibieron a los tecutli de Tenanquiauac que fueron los primeros en recibirlos y darles la bienvenida a su tierra, llevaron bastimentos de gallinas, pan de su maíz, asegurando que a la mañana siguiente llegarían los casiques y papas para recibirlos. Cortés agradeció su buena voluntad por escuchar lo que decian de la nueva fe, del bautismo y de quien murió por la redención del mundo. Al amanecer avanzaron a Cholula, pasaron por Momoxpan, en la entrada de la ciudad fueron recibidos por tres señores principales y supremos dirigentes del Aquiach y Tlalchiach, los recibieron con trompetas, atabales, cantos, tocando cornetas y flautas.

Los tlamazqui (ministros de los dioses) los llevaron a Quetzalcóatl y a otras deidades para identificar a los recién llegados. Llegaron en paz, con voluntad, portaban braseros y copal, con los que sahumaron a Cortés y a los soldados cercanos a él. Saludaron y dieron la bienvenida, pidiendo y suplicando a través de doña Marina que los tlaxcaltecas y cempoaltecas no entraran con armas a Cholula, pues eran enemigos, porque penetraban al Santuario de los dioses. Los tlaxcaltecas obedecieron y acamparon fuera de la ciudad. El conquistador mandó a capitanes y soldados quedar afuera. Doña Marina llamo a los caciques, llegaron tres principales y dos papas que dijeron: Malinche perdona porque no fuimos a Tlaxcala a verte y llevar comida, no por falta de voluntad, sino por ser enemigos de Maseescasi, Xicotenga y Tlaxcala, dicen cosas malas de los cholultecas y Moctezuma y porque ahora se atrevían a llegar a su ciudad con armas, Por lo tanto Cortés envió a Pedro de Alvarado y Cristobal de Olid, pidiendo a los tlaxcaltecas no entrar, solo los artilleros y cempoaltecas. 

Llegando a Cholula los españoles fueron recibidos por una multitud en las calles. Hicieron bullicio, arrojaban flores y perfumes, hicieron reverencias. Alojaron a los españoles y cempoaltecas en “dos o tres casas grandes y contiguas”, les dieron de comer y beber, los alimentaron dos días. Al tercer día no los atendieron, cuando pedían comida solo llevaban agua y leña.
Entonces, Cortés preparó a sus soldados para no ser sorprendidos. Por otra parte, doña Marina también fue informada de la traición porque una india, grande en edad, llamada Ylamaltehuitl se acercó a ella. Era cacique de Tenanquiahuac, sabía de la trama que tenían ordenado los de Cholula, fue en secreto a ver a doña Marina, la observó moza, bonita y rica, le dijo que se fuera con ella porque serían atacados los españoles y si huía se casaría con su hijo que era un señor principal, asi salvaría la vida, porque en esa noche o al siguiente día matarían a los españoles y sus aliados, porque así se había mandado y concertado con Moctezuma, para eliminar a todos o llevarlos atados a Mexico. Doña Marina agradeció, le hizo creer que iría con ella, pidió esperarla mientras tanto platicó con esta mujer para obtener información, cuando se enteró de la traición de atacar a los españoles a la salida de Cholula, inmediatamente conto a Cortés y posteriormente tomó presa a la cacique cholulteca.

El capitán Cortés mandó traer a los embajadores de Moctezuma a través de doña Marina, les dijo amablemente que se regocijaba con tan gran Señor, de tener tantos acuerdos. Les pidió no se fuesen a México porque al siguiente día partiría con ellos a ver a su Señor. Les dijo conocer su traición y ellos habían llegado sin intensión de hacerles daño y solo recibieron burlas, entonces los sacerdotes fueron por los señores principales para decir que Moctezuma pidió no los alimentaran, que mandó a matar a Cortés, a sus hombres y su Señor enviaba a decir que no fueran a su ciudad porque no tenían que darles de comer.
Durante la platica llegaron ocho cempoaltecas y tlaxcaltecas que no ingresaron a Cholula y dijeron: mira Malinche, esta ciudad está de mala manera, esta noche han sacrificado a su ídolo, que es el de la guerra, siete personas, y cinco son niños, para darles victoria contra vosotros, también vieron  que sacan todo el farraje y mujeres y niños. También, informaron que en el camino encontraron agujeros grandes cubiertos de hojas, soldados cholultecas, más 20,000 mexicas con armas colocando trampas, 10, 000 estaban dentro de la ciudad y la otra mitad en unas quebradas donde se encontraban apercibidos en unos ranchos a media legua de Cholula, otros estaban en las casas, todos con sus armas, y hechos mamparos en las azoteas, y en las calles hoyos y albarradas para que no pudiesen correr los caballos.

Esto escucho Cortés, pidió regresaran los tlaxcaltecas y los prepararan para cuando los llamara, les dijo a los embajadores que dijeran la verdad de lo que supiesen, pues eran sacerdotes de ídolos y principales que no habían de mentir, no se sabría nada porque al siguiente día partirían, les han aconsejado su Tescatlipoca y su Huitzilopochtli, en quien tienen gran devoción, que allí en Cholula los mataran o los llevaran atados a México. A Cortés le era importante ir ya a México, pero Cholula lo deslumbraba y sabia que representaba peligro dejarla intacta, por su potencial guerrero y no quería enemigos. Agradeció a los sacerdotes, se reunió con sus capitanes y aliados para preguntar qué hacer, unos querían regresar a Tlaxcala, otros ir a México por otros caminos diferentes, la mayoría quería batalla, ya que si huian pensarían que eran débiles y no sabían combatir.

Los tlaxcaltecas iniciaron entonces los rumores que los cholultecas apoyaban el imperio mexica y tramaban matar a los españoles. Fueron descubiertos y Cortes, sintiéndose ofendido, mandó a llamar a los señores principales a través de doña Marina, indicando hacer llegar a todos los nobles, señores y capitanes, los guias y hombres del pueblo. Mandó traer a sus capitanes y señores, vinieron muchos, dejó entrar solo a 30 principales, los reunió en el atrio de su dios, cerraron todas las entradas, les comunicó que ya sabia de su traición y por esa maldad morirían todos y la ciudad sería destruida. Les dijo que siempre había dicho la verdad y ellos le mintieron y le rogaron con mala intensión que no entraran los tlaxcaltecas a su pueblo, para que su compañía no les hiciesen un mal, no les habían dado de comer, no consintió que sus soldados tomasen ni una sola gallina, dentro de casa no los podían matar, afuera en el camino si, por malos pasos los querían guiar, ayudados por 30, 000 hombres de Moctezuma. En señal de traidores arruinaría la ciudad para que no quedara memoria y en pago por aquellas buenas obras, por esa maldad morirían todos con todos los suyos

Cortés dijo a su ejercito que a una señal de escopeta, iniciaría el ataque y la destrucción contra los indios cholultecas, hasta no dejar memoria de Cholula. Llegaron los tlaxcaltecas atacando con fuerza, mataron, saquearon; los principales llegaron con Cortés a pedirle perdón y pedirle terminar con los ataques. Los perdonó y esperó no lo volvieran a traicionar. Mandó a poblar nuevamente la ciudad en dos meses y pidió amistad entre cholultecas y tlaxcaltecas. Una vez poblada plático sobre dios, que adoraran la Cruz que les regaló.

mando a matar los mas de aquellos señores, dejando ciertos de ellos aprisionados y mando hacer señal que los españoles diesen en los que estabn en los patios, e moriesen todos, e asu se hizo, e ellos se defendían lo mejor que podían e trabajaban de ofender; pero como estaban en los patios cercados, e tomadas las puertas, todavia murieron los mas de ellos…

Mandó matar algunos principales y a otros los dejó atados, hubo encuchillamientos, muertes y golpes. Los cholultecas hicieron frente a los españoles sin espadas ni escudos, pelearon cinco horas, porque no estaban armados los del pueblo, las calles con barreras, pero murieron sin saberlo. Quemaron casas y torres que hacían resistencia, corría sangre, pisaban cuerpos, algunos principales subieron a la torre mayor, la de los 20 gradas. Hasta 20 principale, con muchos sacerdotes del mismo templo, los cuales con flechas y cantos hicieron mucho daño, fueron requeridos y no rendidos. Se quemaron con fuego, quejándose de sus dioses cual mal lo hacían en no ayudarlos, ni defendiendo su ciudad y santuario. Saquearon la ciudad, hasta que Cortés mandó cesar. Arrazaron con los de Coactepan, Xitlama, Papalotla, Ocotlan Tecpan, Acauichco Tecpan, Quautlan tecpan, Tecaman, Colomochco, Youaltianquizco tecpan, los de Izcoluco, los de Ixtenentlaca, los de Tullan y Tianguiznahuac. Quedando tirados arcos, macanas, rodelas, brazos y piernas, cercenados, salieron los conquistadores por muchas partes por la ciudad matando gente de guerra quemando casas; los tlaxcaltecas robaron la ciudad, destruyeron todo, algunos sacerdotes subieron a lo alto de la torre del ídolo mayor, se dejaron quemar y murieron antes que morir en manos de los invasores.

Asesinaron más o menos entre 5, 000 a 6, 000 cholultecas. Mientras los principales observaban su destrucción y la matanza de su ciudad, vecinos y parientes, rogaron con lagrimas a Cortés que soltase algunos de ellos para que vieran sus dioses lo que habían hecho de la gente menuda y perdonara a los que quedaban vivos, pues no tenían culpa de su daño ya que Moctezuma los sobornó. Los cholultecas se sosegaron y Cortés les dijo que su Rey y Señor tiene poderes y a su mando grandes príncipes y caciques y los envió a sus tierras a notificarles no adorar ídolos, realizar sacrificios humanos y no comer carne. Que por ser el camino para México donde hablaría con Moctezuma, otros caciques dieron obediencia a su Majestad y esperan lo mismo. Entonces comenzaron a marchar la ciudad, saliendo mucha gente a verlos, calles y azoteas llenas.

La población cholulteca se colapsó con la conquista española. Cortes indicó que Cholula contaba con 40, 000 casas, veinte mil casas dentro, en el cuerpo de la ciudad, y tenían otras tantas en arrabales. En La Estadistica de Anahuac, López de Gómara y Torquemada confirman la cifra que dio Cortés sobre la cantidad de habitantes de Cholula, calculando que cada casa tenia minímo un tribuitario y que de él dependían cuatro personas, se puede decir que en la región de Cholula, había por minimo 160, 000 habitantes. Decayendo la población, sin embargo, incrementó con la participación de los aborígenes en las guerras de conquista puesto que Moctezuma envio 20, 000 hombres de Tlaxcala, Huejotzingo y Cholula al asalto de Tenochtitlan.

Es importante señalar que la Matanza de Cholula fue severamente criticada por ser inecesaria e injustificada por fray Bartolome de las Casas y fray Toribio de Benavente. Sin embargo, podemos mencionar que es una estampa de la guerra de Conquista y de Evangelización de la Nueva España, una masacre cruel e inhumana a un pueblo que entonces tenia mas de cuarenta mil familias, los conquistadores derrumbaron la ciudad entera con sus templos y adoratorios, sin haber evangelizado. Así siguió la guerra por años, aun después de Cortés, quien después de la Noche Triste es por ensalsar y predicar la fe en Cristo, derrumbaron ídolos, evitaron sacrificios, convertieron indios en los pocos días que estuvieron. Por sus pecados consideraban merecían castigo y azote. No contentos de matar mujeres, niños, hombres frente a sus ídolos en sus sacrificos por honrar a sus dioses, algo que dios aborrece y castiga. Así pues, cruel e inhumana fue la guerra de los españoles en la Nueva España y aun así la llamaron la guerra de Dios. Por eso la masacre de Cholula es la estampa de dicha guerra.

La ciudad de Cholula se asentaba en un llano. A su alrededor estaba Tepeaca, Tlaxcala, Chalco, Tecamachalco, Huejotzingo y otros pueblos. Era tierra de mucho maíz, legumbres, aji y magueyales, hacían loza de barro colorado, prieto y blanco de diversas pinturas que abastecen a México y otras provincias. Había tantas torres altas, que eran cués y adoratorios donde estaban sus ídolos, el cu mayor era más alto y suntuoso que el de México. Tenia patios para servicio, había un idolo grande, al que tenían devoción y venían de otros lugares a sacrificarles, tenia novenas y presentaban haciendas.

En 1519 toda la historia antigua cholulteca se clausuró. La conquista militar española derrotó, sometió y destruyó el reino sagrado indígena, además evidenció y fomentó la división entre los diversos tecpan y calpollis que conformaban la urbe antes de la conquista. Tanto el Códice de Cholula, así como el Lienzo de Cuauhtlanzingo (población que en el momento de la conquista pertenecía a Santiago Mixquitla), describen la sumisión política y la conversión religiosa tem­prana de los linajes de la nobleza local por los dominadores españoles. En pocos años se sometieron a patrones y dioses occidentales, para transformase de ciudad indígena a ciudad mestiza. Iniciando la explotación de los cholultecas, epidemias y traslado forzoso de cholultecas a obras y encomiendas que humillo a la población indígena.

Pero esto es otra historia.

1 comentario:

  1. Pues la historia determina muy bien, que los tlaxcaltecas fueron traisioneros y salvo conducto para los españoles. ademas de que la Marina o Malinzi, le gano la admiracion que tenia por Cortes. Asi que, que pena que en tu propio pais, tienes al enemigo en tu propio territorio. Y a nuestros dias, se les quedo la costumbre. Son muy traisioneros y oportunistas!!.

    ResponderEliminar