domingo, 28 de octubre de 2018

CEMPASÚCHIL, LA FLOR QUE SIMBOLIZA LA VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE


Con información de Andrés Zaca Nayotl
captura Goreti Quintero Rojas

..Se dice por ahí que cada flor tiene una historia o una leyenda asociada. Algunas tienen que ver con la mitología, con los dioses, creencias populares o países, etc. Todas las historias son muy interesantes, dignas de contarse cada vez que tengas una flor en tus manos.

Este es el caso del cempasúchil, que es la flor principal en los altares dedicados a los fieles difuntos.

Cuentan que en Malinalco, al morir alguien, los familiares adornaban la tumba con ramos de pequeñas flores amarillas llamadas Tonalxochitl, pues se creía poseían la habilidad de guardar en sus corolas el calor de los rayos solares.

Los mexicas al pasar por el valle de Malinalco adoptaron esta tradición, sólo que a ellos esa flor les pareció muy sencilla, y con el paso del tiempo lograron que tuviera más pétalos e hicieron más grandes los ramos. Así decidieron llamarla cempasúchil que significa "veinte flores".

Esta nueva flor simboliza la vida que nace de la muerte, pues la vida es sólo un lapso al término del cual hay un momento para morir, y la muerte es un paso para vivir de una forma distinta.
Usos
Cempasúchil significa en náhuatl "veinte flores". Su nombre científico es Tagetes erecta. Se caracteriza por ser muy aromática con brotes de tonalidades que van desde anaranjadas hasta amarillas.

La flor de cempasúchil es originaria de México, y a nivel nacional, Puebla es el principal productor, seguido de los estados de México y Michoacán.

En la industria textilera la usan como colorante para los tintes crema y amarillo, mientras que en la industria farmacéutica se utiliza para atacar enfermedades, y también se usa como colorante en la industria cosmética. Además, en la industria avícola se utiliza como pigmento natural y alimento de gallinas para colorear la yema del huevo y la piel de pollo de engorda.

La flor de muerto es comestible, puede ser usada en ensaladas y postres, entre otros platillos.

Si hay algo que abunda en el Día de Muertos es la flor de cempasúchil. El 92 por ciento del total de la producción es destinada al adorno de altares dedicados a los fieles difuntos y el 8 por ciento restante es de uso industrial.
Propiedades medicinales
El cempasúchil es empleada en la medicina tradicional para tratar padecimientos digestivos y con mayor frecuencia para el dolor de estómago, siguiendo en orden de importancia el “empacho", la diarrea, los cólicos, "enfriamiento estomacal", afecciones hepáticas, bilis, vómitos, "caída de cuajo", indigestión, "baba de los niños", "pasmo de muelas", para hacer algunos lavados intestinales, contra los parásitos y para disminuir los gases intestinales.

Se recurre también para aliviar otras enfermedades como las fiebres en Yucatán, Tabasco, Oaxaca y Veracruz; la tos en Tabasco y Guerrero; y para varios “males” asociados con algunas culturas como "espanto", "mal aire" y el "susto" en Puebla y Oaxaca.

También es utilizada en enfermedades de tipo respiratorio, como catarro, gripa, bronquitis, "frialdad del pulmón" y mormado de los niños. Problemas ginecobstétricos como inflamación del vientre, frialdad en la menstruación, cólicos menstruales, para mujeres embarazadas y baños postparto, para que baje la leche y como abortiva. En afecciones de la piel se usa para aliviar el salpullido, llagas, verrugas y granos amortajados. Así como en alteraciones nerviosas, para el insomnio, nervios, y controlar los ataques epilépticos. Además se emplea en la diabetes, el reumatismo, cuando hay irritación, supuración de los ojos, en el dolor de oídos, para aliviar el dolor de cabeza, la frialdad, el cáncer, las fístulas (conducto anormal ulcerado y estrecho que se abre en la piel o en las membranas mucosas), hidropesía, como antiespasmódicas y antipalúdica.
Para el tratamiento de las distintas enfemedades es muy común que se preparen las hojas con o sin flor, ya sea en cocimiento, infusión, sahumerio o fritas para administrar oral o localmente (en baños, untada, como chiquiadores o en fomentos) e inhalada, siendo en algunos casos mezclada con otras plantas o materiales acompañantes.

Para aliviar el dolor de estómago, se puede combinar sus flores con hojas de hierbabuena en una cocción que se toma cuando se presenta el dolor. Para la bilis se hace un té con las flores y la cáscara o jugo de limón que se bebe en ayunas.

Para calmar el dolor de cabeza causado por un "mal aire", se deben entibiar las hojitas de la flor de muerto, untadas previamente con aceite de oliva y colocarse en forma de chiquiadores en la cabeza (uno a cada lado de la sien). Para que baje la leche se fríen bastantes hojas de la flor en aceite, cuando están tibias se aplican frotándolas en el pulmón, se recomienda también tomar con agua de horchata de arroz.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario