jueves, 4 de enero de 2018

PREMIA INAH TESIS SOBRE REHABILITACIÓN DEL SITIO ARQUEOLÓGICO DE CHOLULA

+ EXTRA
Xalapa, Veracruz | Prensa Universidad Veracruzana | La tesis “Propuesta de proyecto alternativo para la rehabilitación del sitio arqueológico de Cholula y sus alrededores”, de Gabriela Montero Mejía, egresada de la Licenciatura en Arqueología de la Facultad de Antropología de la Universidad Veracruzana (UV), recibió Mención Honorífica en los Premios del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) 2017.


De acuerdo con la propia institución, el 17 de noviembre los más connotados especialistas vinculados a la arqueología, historia, antropología física y social, lingüística, etnohistoria, museografía y conservación del patrimonio cultural, confluyeron en el Museo Nacional de Antropología para ser partícipes y protagonistas de la entrega de los Premios INAH 2017 a un total de 60 especialistas, tanto adscritos a la institución como procedentes de otros centros de estudio.

“Los galardones reconocen e incentivan la elaboración de nuevos proyectos de investigación, conservación y divulgación del patrimonio histórico y antropológico de México”, informó la institución a través de un boletín oficial.

La galardonada por el INAH concedió la siguiente entrevista el área de prensa de la Universidd Veracruzana.

¿En qué consistió tu trabajo de tesis?
Mi trabajo de licenciatura se titula “Propuesta de proyecto alternativo para la rehabilitación del sitio arqueológico de Cholula y sus alrededores”. La razón por la cual realicé esta propuesta es que mi ciudad y el estado de Puebla en general están pasando por una etapa en la que se busca fomentar el turismo a través de diferentes proyectos culturales que, en muchos de los casos, no están basados en una investigación profunda sobre las necesidades de las estructuras históricas y arqueológicas, o no cuentan con la participación de especialistas.

Mi proyecto cuenta con un marco legal en el que explico por qué algunas de las medidas implementadas en Cholula en los últimos años no son afines con los estatutos de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

Con una base legal sólida, formulé un proyecto que incluye la conservación de estructuras arqueológicas en riesgo, así como la implementación de nueva señalética (que no ha sido actualizada en varias décadas), nuevos diseños para el recorrido turístico, contenido actualizado para las cédulas informativas, y la propuesta de implementación de nuevas tecnologías de bajo presupuesto para la explicación de la zona arqueológica, como la reconstrucción tridimensional por medio de fotogrametría.

Como parte fundamental, se toma en cuenta la opinión pública y la reanudación de la investigación arqueológica.

Básicamente, el proyecto que planteo es una intervención muy amplia en la zona que, sin embargo, puede ser implementada con un presupuesto mucho menor al utilizado para el proyecto turístico actual.

El INAH otorgó el galardón a 60 especialistas del país.

¿Qué retos representó para ti esta investigación?
Mi trabajo significó un gran reto para mí, principalmente porque el problema planteado se encuentra dentro de mi ciudad y, por lo tanto, es difícil dejar pasar algo que está dañando el patrimonio que, además de ser parte de la identidad de una nación, es parte del paisaje con el que crecí.

Por otro lado, el ambiente político fue complicado, realicé entrevistas con los diferentes movimientos sociales que surgieron a partir de la implementación de los proyectos gubernamentales, así como con la población en general.

No obstante, sin importar cuán complicado sea, creo que es básico no dejar pasar las oportunidades en las que podemos hacer escuchar nuestra voz como especialistas en un medio en el que tal vez no estamos tan involucrados, con el fin de obtener un beneficio para la arqueología de nuestro país.

Por esta perspectiva y por su infinito apoyo, agradezco a Omar Ruiz Gordillo, director de mi trabajo, así como a Yamile Lira López y Eduardo Merlo, quienes fungieron como asesores.

Como integrante de una nueva generación de arqueólogos, ¿qué desafíos ves para la arqueología en el país?
Creo que la arqueología en México pasa por una etapa difícil, especialmente para los arqueólogos jóvenes en busca de oportunidades, que tiene que ver con la situación política, económica y social del país en general.

Sin embargo, creo que podemos aprovechar estos momentos de crisis para salir de nuestra rutina académica y mostrar por qué nuestra labor es importante y no debe ser rezagada. Creo firmemente, y lo menciono en mi trabajo recepcional, que debemos entender las necesidades de la sociedad actual y actuar con base en ello para que nuestra labor como investigadores sea valorada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario