miércoles, 1 de noviembre de 2017

EXIGEN JUSTICIA POR MUERTE DE ALUMNA DE PREESCOLAR EN CUAUTLANCINGO

+ "Cada minuto era importante y la maestra la dejó con un gran dolor, sentada en su sillita", lamentó la abuela de Fanny, quien tenía apenas dos años y cuatro meses

+ EXTRA
Cuautlancingo.- Padres de familia impidieron hoy las clases en el Centro de Atención Infantil Comunitaria (CAIC) de la junta auxiliar de La Trinidad Sanctorum en demanda de justicia para una alumna de dos años y diez meses que falleció ayer martes por una fractura de cráneo provocada al caer de una resbaladilla de la institución.

En respuesta, el alcalde Félix Casiano Tlahque ofreció mantener cerrado el plantel dependiente de los sistemas estatal y municipal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) hasta que la Fiscalía General del Estado determine a los responsables.

También, indicó que canalizará al DIF Estatal la demanda de los padres sobre la destitución de la educadora responsable del grupo y de la directora del CAIC, acusadas de posible negligencia.

Ofreció contribuir con los gastos funerarios de la menor e indicó que hace gestiones con la Secretaría General de Gobierno para la rápida entrega del cadáver a sus familiares.

Ante las protestas de los papás, Casiano Tlahque consideró que el centro educativo, donde estudian 120 niños, abrirá hasta la próxima semana y explicó que los sueldos de la planta docente depende de las cooperaciones de los padres y la administración es responsabilidad del DIF Municipal y Estatal.
“Cada minuto era importante y la maestra la dejó con un gran dolor en su sillita”: abuela de Fanny
Nancy Alejandra Jiménez Zaragoza narró que el viernes entregó en perfecta salud a su nieta Fanny a la maestra Flor, en la puerta del salón.

Minutos después recibió una llamada telefónica de la docente para informar que la niña tenía temperatura y necesitaba su presencia.

Al llegar, encontró a Fanny sentada en una silla “llore y llore”, comentó.

Ante el sufrimiento de la alumna, la profesora insistió que tenía calentura y finalmente reconoció que había caído del tercer escalón de una resbaladilla del área de juegos del CAIC.

Molesta al conocer la verdad, la abuela cargo a Fanny, dispuesta a llevarla a su casa y buscar atención médica. Sin embargo, dos cuadras antes de llegar a su hogar, la niña “se puso malita” y comenzó a convulsionar.

Instantes después, los padres la llevaron al centro de salud del Ameyal, donde un médico determinó que tenía 36.4 grados de temperatura, por lo que descartó que ésta fuera la causa de los malestares.
Al auscultar a Fanny encontró un “chipote” en la nuca que se sentía como “quebradito”, dijo Nancy Alejandra Jiménez Zaragoza, triste e impotente al recordar la muerte de su nieta.

Entonces, el médico del centro de salud la remitió con urgencia al Hospital del Niño Poblano, donde la diagnosticaron con fractura en el cráneo, intentaron estabilizarla y finalmente la operaron para disminuir la inflamación en la cabeza, sin resultado positivo, hasta que dejó de existir a la una de la tarde del lunes 30 de octubre.

“En el hospital me dijeron que un minuto era importante, y no era para que la dejara sentada en una sillita con un gran dolor en su cabecita”, lamentó la abuela de Fanny, quien solicitó justicia y no dejar impune el hecho.

Exigió, al menos, la destitución de la maestra de grupo y la directora del CAIC de La Trinidad Sanctorum, a quienes responsabilizó de negligencia por no actuar oportunamente y salvar la vida de la menor que tenía apenas cuatro meses de haber ingresado a la escuela.

1 comentario:

  1. No se puede concebir tal ignorancia y negligencia de las maestras, que digo maestras, hienas que dejaron morir a una niña de poco más de dos años, aqui es donde se tendrá que ver que en Puebla hay justicia, (eso espero) no debe quedar impune estos hechos. ¡¡¡CARCEL PARA ESTAS MUJERES!!!

    ResponderEliminar