lunes, 27 de marzo de 2017

CELEBRAN HOY LA TLAHUANCA

+ EXTRA
San Pedro Cholula | Vecinos de los diez barrios tradicionales se reunirán hoy lunes en el atrio y en la Capilla Real para rogar por una buena cosecha y convivir con un vaso de pulque en la celebración conocida como Tlahuanca o “borrachera espiritual”.

Este año los anfitriones serán el mayordomo de San Pedro de Ánimas, Evodio Percino Toxqui y su esposa Concepción Hijuitl Pérez, quienes se encargarán de convidar esta bebida de origen prehispánico y así evitar que aspirantes a puestos de elección popular se tomen esta facultad, como ha sucedido desde hace varios años.


Tradicionalmente, el cuarto lunes de Cuaresma los católicos de la cabecera municipal se reúnen a escuchar misa e ingerir pulque en una fusión de ritos prehispánicos y católicos que tienen el fin de implorar por una buena cosecha.

Antes de la llegada de los españoles la fiesta se llevaba a cabo antes del inicio del ciclo agrícola. Posteriormente, con la introducción del catolicismo se efectúa cabo previo a la Pascua.

Al terminar la misa dentro de la Capilla Real, los vecinos y visitantes se forman alrededor de tinas de madera en espera de un vaso o jícara del líquido que se creía divino porque en la época prehispánica permitía a los sacerdotes comunicarse con los dioses.

Actualmente, la mayoría de los fieles reciben su dotación como agradecimiento por asistir a la celebración eucarística en honor de los mayordomos difuntos de San Pedro de Ánimas.

Acompañados por su pulque, los hijos de barrio y sus invitados se reúnen a comer bajo los antiguos árboles que aún se encuentran en el atrio de la Capilla Real.
El orígen
Según la investigadora de las tradiciones locales, Margarita Tlapa Almonte, la Tlahuanca es una de las festividades más importantes de San Pedro Cholula, junto con el aniversario de la Virgen de Los Remedios y el Altepeilhuitl que es la celebración realizada en agradecimiento de una abundante cosecha.

Es organizada anualmente por el mayordomo del circular de San Pedro de Ánimas que también se encarga de la conmemoración de los Fieles Difuntos. Precisamente, en estas dos fiestas se observa el sincretismo católico, pues la Tlahuanca representa la esperanza de vida, mientras el 2 de noviembre simboliza la muerte, menciona.

También –dijo- es evidente el sincretismo prehispánico porque la Tlahuanca está relacionada con la petición de fertilidad de los campos para que germine la semilla y genere una nueva existencia, misma que concluye con la cosecha que implica el fin del ciclo agrícola.
Y, a su vez, lo católico se funde con lo prehispánico en la liturgia que se lleva a cabo el cuarto lunes de Cuaresma en la Capilla Real.
La tradición
En este sentido, Margarita Tlapa Almonte menciona que el domingo previo al cuarto lunes de Cuaresma las celebraciones de la Tlahuanca comienzan con el Alba que consiste en una sucesión de repiques en las primeras horas del día y prosigue al anochecer con una serenata complementada con una procesión con luminarias y candiles.

El lunes, mayordomos, principales y tiachcas que son las autoridades de mayor grado en el sistema de cargos civiles eclesiásticos, llegan a la Capilla Real con las imágenes de la Virgen de Los Remedios, la Virgen de Guadalupe y San Pedro de Ánimas así como el santo patrono de cada barrio acompañados del tema de música fúnebre “San Dimas y San Pedro”.

Después que son recibidos por el sacerdote, las imágenes, acompañadas por los mandos llegan hasta el altar de Ánimas que representan a la muerte a fin de escuchar la rogativa por la fecundidad de los campos cholultecas, es decir por la vida. Otra muestra más de sincretismo.
Durante la ceremonia religiosa, el mayordomo de San Pedro de Ánimas entrega cruces de madera a los asistentes.

Sobre este hecho, la investigadora Margarita Tlapa Almonte puntualiza que las cruces, símbolo de sacrificio, deben otorgarse en el ofertorio de la misa, cuando se presentan el pan y el vino a Dios.

Al finalizar la liturgia, las imágenes de la Virgen de los Remedios, la Virgen de Guadalupe y San Pedro de Ánimas continúan con una procesión de cuatro vueltas al contorno de la Capilla Real, y a su paso se toca el Tochacatl que es un instrumento prehispánico de viento que emite un sonido solemne.

Este recorrido tiene varios significados prehispánicos y católicos vinculados con la fertilidad, la vida y la muerte, pues, a su vez, representan los cuatro barrios fundadores de este municipio, los  cuatro rumbos  del universo mexica o los cuatro dioses que crearon al mundo.

A la salida de la Capilla Real, quienes tienen los más altos rangos en el sistema de cargos tradicionales reciben un agradecimiento personal de los mayordomos de San Pedro de Ánimas, que además les ofrecen un vaso de pulque para concluir con la borrachera espiritual.

Un fenómeno natural que indica los buenos resultados de los ritos católicos, conjugados con los de origen prehispánico es que, como casi siempre sucede, el cielo comienza a nublarse y la tarde termina con una ligera lluvia.


Para ellos, ésta es una buena señal de que los sembradíos tendrán riego seguro con altas probabilidades de una próspera cosecha. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario