viernes, 2 de diciembre de 2016

POR ROBO DE COMBUSTIBLE VIVEN INTRANQUILOS VECINOS DE CORONANGO

+ Reconoce apoyo de la presidenta Mely Macoto

+ EXTRA
Santa María Coronango | En medio de una tensa calma, viven los habitantes de San Francisco Ocotlán, comunidad en la que con frecuencia los cuerpos de seguridad y Petróleos Mexicanos detectan tomas clandestinas de combustible.

El presidente auxiliar, Pedro Díaz Luna, reconoce que los vecinos tienen cierto temor por la operación de bandas dedicadas a ordeñar los ductos, a pesar de que existe vigilancia permanente de los cuerpos policiacos municipales.


Afortunadamente –señala- los delincuentes están concentrados en la extracción ilegal del carburante y no molestan a los vecinos. A su vez, las familias evitan hacer negocios con los “tlachicoleros”, pues en su mayoría se dedican al comercio y maquila.

De marzo a la fecha se han reportado de manera oficial cinco capturas de sujetos que roban combustible a Pemex. Sin embargo, los habitantes de San Francisco Ocotlán afirman que es más frecuente la detección de tomas clandestinas, así como las persecuciones de los individuos dedicados a esta actividad.

En entrevista, Díaz Luna mencionó que, en ocasiones, sus colaboradores han descubierto válvulas conectadas ilegalmente a los ductos, pero carecen de atribuciones y de armas para realizar las aprehensiones, por lo que solicitan de inmediato la colaboración de la policía municipal.

Reconoce que la respuesta de los cuerpos policiacos es oportuna, por lo que está agradecida con el ayuntamiento; sin embargo, persiste la intranquilidad entre las familias de San Francisco Ocotlán porque, constantemente, observan los operativos policiacos de captura de delincuentes.

“En Ocotlán todos sabemos donde pasan los ductos de Pemex y preferimos mantenernos lo más lejos posible. Cuando nos enteramos de una fuga o que están ordeñando solo nos limitamos a hablar a la policía municipal para evitar cualquier riesgo para nuestras familias”, reitera.

El presidente auxiliar menciona que han aprendido a vivir entre rondines policiacos y entre operativos de la Secretaría de la Defensa Nacional. “En esos casos, nos vamos a nuestras casas y esperamos a que regrese la tranquilidad para continuar con nuestras actividades habituales”, añadió.

Insistió que, hasta el momento, sus vecinos se mantienen al margen de las operaciones de los “huachicoleros”, sin que hasta el momento se conozcan casos de hostigamiento, o en su caso de que los vecinos quieran tomar justicia por su propia mano.

La recomendación para los pobladores es continuar con su vida normal y reportar a los números telefónicos de emergencia cualquier actividad sospechosa cerca de los ductos de Pemex, reiteró.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario