miércoles, 2 de noviembre de 2016

LA BRUJA DE MEXICALZINGO


...En el barrio de San Pedro Mexicalzingo pasaba de boca en boca la noticia de la existencia de brujas, seres espeluznantes que chupaban la sangre, principalmente, de bebés y niños de muy poca edad.

Sofía era madre muy joven y primeriza que, como las mujeres del siglo antepasado, todas noches antes de acostarse hacía “las cosas” que le aconsejaron para que la bruja no entrara a su jacal.

Colocó el sombrero de su esposo bocarriba, una bolita de hilo con agujas en cruz, las tijeras y el dinero en monedas para que este mítico ser diabólico se entretuviera mientras ella despertara.

Después de dar pecho a su bebé se acostaron ella y su marido y durmieron profundamente. De pronto, en la madrugada ella despertó sobresaltada buscando inmediatamente a su pequeño hijo de un año de vida y, al no encontrarlo, despertó de inmediato a su marido, quien prendió la vela y se dieron cuenta que su bebé estaba muerto cerca de la puerta con una pequeña incisión en el cuello, a la altura de la yugular.

Percibieron que la orilla de la ropa interior de ella tenía manchas de sangre y huellas como si hubieran limpiado el pico de un ave.


Este acontecimiento se repitió en muchas ocasiones, muriendo varios niños y niñas de menos de dos años en estas circunstancias misteriosas. Sofía consultó con diversos “expertos” de aquella época sobre la forma en que podía evitar aquellos infanticidios sin conseguir ningún resultado positivo.

Llegó el día en que Guadalupe, mujer de edad madura que estaba criando a su último hijo de seis meses de vida, al estar temerosa de lo que estaba ocurriendo en el barrio se preparó con todo lo que “sabía” que pudiera contener a esos seres infernales. Así toda las noches se acostaba, dormía un poco, pero con la preocupación continuamente despertaba muy inquieta.

Una noche de tantas como siempre se acostó y así permaneció durante largas horas, cuando de pronto escuchó un ligero trueno en la puerta y de inmediato se encendió una luz, parecida a la de una veladora.

La mujer quedó de inmediato como petrificada, muda, sin poder pronunciar una palabra. Estando en esa situación observó como un ave con forma mezclada entre zopilote y cuervo se acercaba volando hacia ellos.

En ese momento sólo pensó en rezar La Magnifica. Sin articular palabra y únicamente con el pensamiento, empezó a repetir:
“Glorifica mi alma Señor y mi espíritu llena de gozo, al contemplar la bondad de mi Dios salvador. Pues que ha puesto en la mira en la humilde sierva suya y he aquí el motivo por el que me tendrán por dichosa y feliz todas las generaciones. Pues ha dado en mi favor cosas grandes y maravillosas, en el que es Todopoderoso y su nombre infinitamente santo. Cuya misericordia se extiende…”

En ese momento escuchó un tronido muy fuerte como si algo pesado se desplomara. Casi al mismo tiempo se oyó algo parecido a un graznido y, en ese preciso instante, Guadalupe pudo articular palabras.

Gritó con todas sus fuerzas. Despertó a su marido, prendió la vela y vieron una mujer tirada en el piso que maldecía a todo el mundo sólo que no podía ponerse de pie porque carecía de piernas.

Como consecuencia de los gritos despertaron los vecinos que, armados con palos, dieron muerte a la bruja que confesó antes de morir que sus piernas estaban en un jacal, a las afueras del barrio, en el camino que conducía a San Pablo Tecama.

Los vecinos se trasladaron ahí y encontraron un par de extremidades inferiores con plumas que, curiosamente, no sangraban. La trasladaron al centro de la población y las quemaron junto con el cuerpo de la bruja.

Crease o no, de manera simultánea, cesaron las muertes de los niños, ocasionadas por este ser infernal volviendo la tranquilidad a la gente de esta comunidad.

Es importante no desdeñar la existencia de estos seres que en tiempos antiguos fueron el azote y diezmaron a las poblaciones cholultecas.

Leyendas de Puebla
Salvador Momox Pérez y Roberto Vélez de la Torre

2 comentarios:

  1. Leyenda que gracias al Profesor Roberto Vélez de la Torre, conocemos.

    ResponderEliminar
  2. Y gracias a Masnoticias por darnos a conocer la existencia de éstas leyendas que son parte de nuestra historia.

    ResponderEliminar