MÁS CONTENIDO

jueves, 16 de octubre de 2014

DEFENSA DE LA ZONA ARQUEOLÓGICA DE CHOLULA, EL ENFRENTAMIENTO DE LAS NOCIONES SOBRE EL PATRIMONIO CULTURAL

Fotografía: Isabel Muñiz
Isabel Muñiz Montero
“Como cada fin de semana caminaba por los campos que mi abuelo recorría vestido de manta y guarache. En mi caso los recorro con tenis y vestido de ropa deportiva. No es fácil recorrer los campos de la zona arqueológica ahora, no me agrada la idea de no entender qué pasará con este lugar que desde mis más antiguos recuerdos forma parte de mi vida diaria. Es así como yo entiendo el patrimonio, como herencia  de mi abuelo, y fueron nuestros abuelos quienes crearon todo lo que hay en mi Cholula.”

Esto me decía un vecino de San Andrés mientras juntos caminábamos por los terrenos que en unos meses podrían corresponderse con el denominado Parque de las 7 Culturas.
Fotografía: Isabel Muñiz
Desde hace aproximadamente dos meses, diversos grupos de ciudadanos habitantes de San Andrés y San Pedro Cholula, preocupados por la creación de un parque temático -“Parque de las Siete Culturas o Parque intermunicipal”-en los terrenos que conforman la zona arqueológica, se han organizado para solicitar a los ayuntamientos información sobre el proyecto y la participación ciudadana y la detención del proyecto.

En más de 40 acciones pacificas en las que han participado desde 500 a 5 mil personas se ha observado la negativa de la población para aceptar el proyecto que encabezan los gobiernos estatales y municipales. En todas estas actividades se observa en la población la preocupación por la afectación al patrimonio cultural de la región. Ante la falta de dialogo con las autoridades, el 6 de octubre del presente año más de 3 mil habitantes de la región (San Andrés, San Pedro y pueblo aledaños) tomaron de manera simbólica la presidencia de San Andrés y clausuraron varias vialidades, lo que originó el descontento de la población poblana. Lamentablemente las acciones de protesta fueron detenidas de forma violenta la madrugada del 7 de octubre, cuando un grupo de granaderos detuvo a 4 activistas lo que ha llevado a dar un giro al movimiento de un carácter pacífico y creativo, a una atmosfera de temor e indignación ante la amenaza de liberar otras veinte ordenes de aprensión.
Fotografía Isabel Muñiz
Para comprender las acciones de la sociedad civil que acudió a todas las actividades convocadas por el CDTCH y el Movimiento Cholula Viva y Digna, es necesario utilizar dos conceptos claves patrimonio cultural y vida cotidiana. De esa forma se podrá comprender el escenario social en el cual se desenvuelven los hechos (por vida cotidiana se entiende el día a día de las personas, por patrimonio cultural aquellos bienes que los antepasados han ido conformando y dejado como legado). Es menester entender que existen grupos en el poder, y grupos que acatan las directrices de los grupos de poder, pero que se resisten a aquellos mandatos que no se corresponden con sus formas de vivir su vida cotidiana Aquí cabe señalar que, en el caso del proyecto “Parque de las Siete Culturas o Parque Intermunicipal” para lograr la aceptación ciudadana, los grupos de poder han debido estudiar qué es lo que la gente quiere de su zona arqueológica en relación a su vida cotidiana. Basta con pasear cualquier día de la semana por la mañana para comprender la forma en que los espacios aledaños al Tlachihualtepetl (Pirámide de Cholula) han sido apropiados por los vecinos de San Pedro y San Andrés Cholula. La gente hace ejercicio por las mañanas en estos espacios, pasea, se relaja. Pero además y desde hace centurias la pirámide está integrada a los procesos tradicionales ligados a la religión, baluarte de la vida cholulteca, que como mencionaba el antropólogo Guillermo Bonfil Batalla es otro de los elementos que hacen del Valle de Cholula un caso único en la historia de México. Un estudio sobre la apropiación del espacio debió ser realizado de manera puntual antes de proponer el Parque de las 7 Culturas. Seguramente existe un estudio de mercado sobre la recepción de este espacio entre los turistas, indudablemente será exitoso como un foco de atracción turística, pero ¿es esto lo que los habitantes de las Cholulas quieren?
Fotografía: Isabel Muñiz
Estamos ante un problema en donde hay varias aristas a seguir, una de ellas es la forma en que la población ha integrado el espacio, convirtiéndolo en lugar, es decir, dándole un significado de espacio vivo que forma parte de su vida cotidiana. Este discurso se legitima con “lo sagrado” ¿quién le da la categoría de sagrado al lugar? han sido los habitantes que generación tras generación lo han convertido en espacio concreto de sus creencias. Por otro lado existe la preocupación de otros gremios de intelectuales quienes prevén la posible depredación del patrimonio cultural en manos de procesos turísticos elitista y poco sensibles.

La belleza del espacio-lugar zona arqueológica en su estado actual es innegable, sin embargo, el proyecto “Parque de las 7 Culturas o Parque Intermunicipal” pretende dignificar y rescatar la zona, lo cual implica los siguientes cuestionamientos ¿no se ha dignificado ya este espacio a través de la categoría de sagrado?, ¿cuál es la noción de “dignificar” que proponen los Ayuntamientos de San Andrés y San Pedro Cholula?
Fotografía Isabel Muñiz
Respecto al Rescate de la zona arqueológica podemos preguntarnos ¿es un parque temático la mejor opción para rescatar este espacio? y de ser así ¿de qué se le rescata? Sin duda mucho del descontento de la población deriva de las dudas que han surgido ante un proyecto  que no se aclara, y ante la solidaridad con los campesinos floricultores quienes con su trabajo han embellecido el lugar por décadas. Más sin embargo y aun entre aquellos que defienden la conservación de la zona arqueológica y de los campos de cultivo cabría preguntarse qué es lo que cada uno entiende por patrimonio cultural. Difícilmente la sociedad puede, en su conjunto, ponerse de acuerdo sobre qué es y que no es patrimonio cultural. Sin embargo todos estamos de acuerdo que en la región donde se levanta la ciudad habitada más antigua de América, los vestigios prehispánicos son  bienes de incalculable o impensable valor. Tradición, vestigios, pirámides, iglesias, hacen de las Cholulas un territorio extraordinario que puede despertar intereses opuestos.  En ese sentido la opción que proponen los grupos activistas en torno a la participación ciudadana no es inapropiada.
Fotografía: Isabel Muñiz
Vida cotidiana y patrimonio se acercan como conceptos cuando pensamos a la ciudad como un lugar habitado por una sociedad y no como museo/atractivo turístico. Queda claro que, los ayuntamientos de San Pedro y San Andrés deberán escuchar las voces de los habitantes quienes tal vez no desean que su espacio sea invadido por el turismo o quienes simplemente desean seguir habitando la ciudad como lo han venido haciendo por años, conformando una vida cotidiana comunitaria extraordinaria, ligada a la también extraordinaria ciudad de Cholula.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario